Nuevos personajes en escena.

Toda organización es como una gran familia y como tal nos encontramos distintos roles que se repiten allá dónde vayamos. 

En todas las empresas hay una persona encargada de que las plataformas funcionen correctamente, otra que se encarga de los temas legales, una tercera que modera las conversaciones y otra que conoce muy bien la filosofía de la empresa y no puede evitar comunicar la cultura empresarial dentro y fuera de la oficina. Otros que están mas preocupados porque no les salen las cuentas o porque se le acaban los temas de conversación; sin olvidar tampoco de ese compañero que no se pierde una: va a todos los eventos, esta en todas las cenas de empresa, se conoce a todo el mundo que tiene algun tipo de relación con la organización y allá dónde va se hace notar.

Algunos roles los hace una misma persona, otros los hacen varias, puede que alguno no este en escena en este momento, pero en el fondo todos son parte de la empresa. Sin embargo, hay una pieza que no puede faltar (y menos en estos tiempos 2.0 que corren); no es otra que la figura del Administrador de Comunidades o, como «mola» más llamarlo, el Community Manager (CM).

Se caracteriza por ser una persona que sabe escuchar y transmitir la información hacia las personas interesadas en ella, y que además sabe dar respuesta al qué, cuánto, cuándo, cómo, dónde y por qué de la empresa a cualquier persona del entorno de ella. Es, de alguna forma, el «ojo que todo lo ve, todo lo escucha y todo lo gestiona» y que consigue dirigir y coordinar cada uno de los papeles en la escena de la empresa, para que el valor del conjunto sea mayor que la suma del valor individual de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *