Archivos de la categoría Branding

Charlie $heen ha venido para quedarse

A pesar de sus problemas con vicios varios, que no son objeto de este blog, Charlie Sheen se está convirtiendo en una estrella digital y en un caso de estudio. Con tan sólo dos días de vida en twitter y habiendo publicado 14 tweets, @CharlieSheen contaba ya con casi un millón y medio de seguidores. No han pasado ni 15 días y vuelve a estar en boca de todos.

Quizás su despido de la serie «dos hombres y medio» le lleve a buscar nuevas formas de ingresos, quizás quiera limpiar su imagen o quizás sea sólo un producto más del marketing; pero está en boca de todos… o mejor dicho, en el time line de todos. El pasado 7 de Marzo y de la mano de Ad.ly, publicaba el siguiente tweet:


Sigue leyendo Charlie $heen ha venido para quedarse

Sobre todo, compártelo!!

Aquí estoy yo, escribiendo un post en mi blog que cuando publique me dedicaré a compartir por todas mis redes sociales. De hecho, antes de ponerme a escribirlo ya avise con un tweet que me iba a poner a ello y, obviamente, mis estados en facebook y tuenti cambiaron a «escribiendo un post». Sin olvidarme de hacer check in en foursquare del lugar exacto en el que estoy escribiendo. ¿Me olvide de algo?

Poco a poco nos estamos convirtiendo en reporteros de nuestras vidas, de nuestras opiniones y de nuestras acciones. Hemos ido encontrando nuestro hueco, más o menos grande, donde nuestras palabras son leidas y valoradas, y donde compartimos sin esperar nada a cambio (bueno, algunos esperan tener algun follower mas… pero una minoria…). Compartimos de todo y a todos, sin muchas veces pararnos a pensar si tu compañero de trabajo (por no decir tu jefe) esta leyendo sobre tu última salida, o si estas haciendo check in en el cine y les habías dicho a tus amigos que hoy no salías que te encontrabas mal… Pero tú sigues compartiendo, porque «compartir», «enriquecer» y «aportar contenido», «mola«!

De hecho, nos gusta tanto, que creamos redes sociales para todo. Redes sociales para amantes de la cocina, redes sociales para actuar en temas sociales, redes sociales para hacer networking, redes sociales para recomendaciones literarias, redes sociales sobre plantas, redes sociales para los que abandonan facebook (i.e. diaspora), redes sociales para temas culturales y, «lo más, de lo más» (si, es sarcasmo, y no, no es una red social) sitios donde compartir tus picaderos favoritos. Y aunque es cierto que muchos podéis (o podemos) tener más o menos claro la importancia de controlar qué compartimos y con quién; qué porcentaje es ese de los millones de usuarios que hoy en día tienen facebook o twitter.

Al final llegará un momento en el que digamos «aquel tweet cambio mi vida«… o ese día ya ha llegado? Bueno, ante la duda, compartámoslo, no?

to Be or not to Be

Según D. Bohm “Ciertos tipos de cosas se pueden conseguir mediante técnicas y formulas, pero la originalidad y la creatividad no se encuentran entre ellas” . Campañas originales y creativas entrañan por tanto un grado de libertad que va más allá de las normas morales aceptadas. Ser conscientes de lo que existe y de lo que hay es el primer paso para conseguir la idea creativa, pero ser capaz de llegar a una idea diferente a todo lo existente es lo realmente difícil.La idea es dejar de lado lo que ya existe, buscar un nuevo punto de vista que cautive al expectador, que le haga interesarse por la idea o, incluso, que la rechace y le incite a actuar contra ella. Ser parte del rebaño es «lo fácil». Se marcan unos limites y salirse de ellos es arriesgar, para muchas empresas (o personas) demasiado. El ejemplo más sencillo (y ya recurrente) es el de las redes sociales. Ahora es una necesidad, o eso parece, el estar en todas, aunque luego no digas nada; pero lo importante es estar. Hay está el rebaño, el redil dónde todos los que son iguales se mezclan. Donde cada uno, en su egocentrismo, piensa que es diferente. Sin darse cuenta de que no son los únicos que siguen los «tropecientos» decálogos sobre cómo ser SM, cómo actuar en SM… y en definitiva, cómo no ser diferente en SM.

Sigue leyendo to Be or not to Be

¿Por que llamarlo Branding Personal cuando es toda una estrategia de Marketing?

«si nuestra única oportunidad es ser iguales, no es una oportunidad»
Margaret Thatcher
Cada día está más en boga la creación de una marca personal, distintiva, inspiradora, duradera, memorable, clara… que tenga como objetivo ya no sólo el éxito profesional, sino también el éxito personal. Y como si estuviesemos trabajando en un nuevo producto, nos ponemos a diseñar nuestro packaging tanto para el mundo offline como nuestro perfil online. Yo al menos soy la primera que intenta seguir el mismo diseño en el blog, en twitter y en cada perfil que abro. No creo que sea la única.

No es sólo inspiración.

Esta claro que el propietario del bar de la imagen no eligió muy bien el nombre de su negocio. Este bar me lo encontré dando una vuelta por Ginebra y no pude evitar hacerle una foto. Es un ejemplo perfecto de mala elección. 

Poner nombre a un negocio no es tarea fácil, no es elegir una palabra o una frase que suene bien o que nos parezca graciosa al azar. La clave obviamente esta en no dejar al azar la elección. Es cierto que dar nombre a un proyecto es tan (o más) importante como un buen desarrollo de la idea, porque es lo primero que va a llegar al cliente. Diferenciador, llamativo, memorizable y sobre todo exento de significados negativos para nuestra empresa.

Bautizar un producto o una empresa con nombre y apellidos que en nuestro idioma, y los que nos son mas familiares, no significa nada; no quiere decir que en otros idiomas no tengan un sentido. En un primer momento piensas que no tiene importancia y que si no vas a ir a ese país con tu producto no tienes que preocuparte. Pero eso es un grave error. Primero porque nunca sabes cual va a ser el futuro de una empresa, puede que surja la oportunidad de internacionalizar y encontrarte con que tus productos no triunfan porque las connotaciones asociadas a tu nombre (y tambien imagen) no se ven de la misma forma que en el país de origen. Y segundo, porque vivimos en un mundo cada vez más globalizado, lo que significa que puede que tu no vayas a un mercado, pero puede que el mercado vaya a tí.

En el estudio, cuando preparamos las propuestas de naming, al principio son todo quebraderos de cabeza, analizar esto, ver aquello, tal o cual significado… y derrepente aparece esa palabra que estabas buscando. Apartir de ahí, sólo hay que analizarla y ver sus posibles connotaciones (positivas y negativas), si realmente transmite la visión de la empresa o define su tarea, si puede suponer una barrera en algun mercado, etc. Todo un análisis anterior a presentarle las ideas al cliente, que como siempre, es el que tiene la última palabra.

Toda una estrategia.

Ya es una realidad, Google ha presentado su propio dispositivo móvil basado en el sistema operativo Android. Yo no soy una experta en cuanto a Android ni en lo referente a sus características técnicas. Sin embargo, la estrategia de marketing que Google ha llevado a cabo me ha suscitado un gran interés.

Partamos primero del posicinamiento de la marca «Google». Actualmente, la marca Google es una de las mayor valoradas en el mercado, y esto es así porque ha sabido cómo ir generando valor con cada uno de los servicios que da hasta el punto de hacerlos (casi) imprescindibles en nuestras vidas. Para empezar es el buscador por excelencia, ya ni utilizamos la barra de dirección para ir a una página que conocemos, nos limitamos a escribir la página en google (para muchos página de inicio) con la certeza de que obtendremos cómo resultado la página que queriamos consultar. Lo mismo ocurre cuando buscamos imágenes o noticias sobre un mismo tema, recurrimos al mismo: a Google. También ha sabido hacernos clientes de su «Google Maps», dónde consultamos nuestras dudas en cuanto a rutas; así como de «Gmail», dónde si no somos todos, sí una gran mayoría, tenemos alojada nuestra cuenta de correo electrónico y usamos, compartimos y disfrutamos de sus herramientas: Calendar, Reader, Docs…

Hasta aquí Google se posiciona como un motor de búsqueda, cuya financiación reside principalmente en el capital-riesgo y en los ingresos que de Google AdWords y Google AdSense recibe (aunque se que no son sus únicas fuentes de financiación). Siempre manteniendose en el mundo de los intangibles, del software: motor de búsqueda, blogspot, analitycs… en ningún momento se podía prever un interés por la parte hardware del mundo digital.

Internet ya no es sólo un servicio, un medio al que recurrimos cuando estamos en casa o a través de nuestro portatil. Hace unos años que empieza a ser mayor su necesidad y algunas compañias de telefonos móviles comienzan a incluir la posibilidad de conectarse a internet desde el teléfono, pero era una opción muy cara. El mercado sigue demandando internet «everywhere» (haciendo acopio de un slogan de vodafone) y nacen, ya no teléfonos móviles, sino dispositivos móviles, algo así como portátiles con forma de telefono movil. Ante esto, Google desarrolla Android, un sistema operativo basado en la filosofía de software libre y lo pone a disposición de todos sus suario. Paralelamente, Apple (que tampoco quería quedarse sin parte del pastel) desarrollo un sistema operativo (nada de software libre) para su propio dispositivo movil, el I-phone. Y entran en juego distintas estrategias:

Apple entra en el mercado apoyándose en el prestigio que su marca aporta a todos sus productos, asegurandose el éxito. Para ello crea contratos de exclusividad con una operadora de cada país en los que quiere competir. En el caso de España, como bien sabemos, es Movistar. Sus estrategias están basadas en la creación de valor de marca, con campañas de comunicación y publicidad, poniéndolo a disposicion de la mayoría de usuarios con tarifas relativamente aceptables y sólo a través de la operadora con la que tiene la exclusividad (coincidiendo esta con la que mayor cuota de mercado ocupa en el país).

Google opta por una estrategia «mancha de aceite». Primero entra en el mercado compitiendo en sistemas operativos, donde hemos observado ha tenido gran aceptación consecuencia de las ventajas que el software libre tiene para los fabricantes de dispositivos moviles (principalmente en lo relativo a la personalización) y además, al no firmar contratos de exclusividad con ninguna de las operadoras (otra cosa es que los firmen los fabricates del hardware) la disponibilidad de su software está en todas las compañías. Pero han ido más allá, y ya no sólo compiten en el mercado de dispositivos móviles en términos de intangibles; sino que desde el 5 de enero es oficial que empieza la comercialización de su propio dispositivo móvil basado en el sistema operativo Android.

La estrategia de marketing seguida para su divulgación comenzó unos meses antes a través del Social Media. Repartieron entre sus empleados el dispositivo y fueron ellos los que se encargaron de hablar de él las redes sociales, principalmente twitter (hicieron mucho «ruido). Además, se dejó que bloggers de todo el mundo especulasen sobre el posible lanzamiento o no del Nexus-One (como se llama el teléfono) y no fue hasta el 5 de enero cuando se convocó a los medios y a expertos a una rueda de prensa en la que se «desveló el secreto». Google hizo ya su trabajo y ahora lo deja en manos de los «prescriptores», que serán su mayor fuente de comunicación a través de revistas especializadas, foros, redes sociales y blogs.

Y todavía hay muchos que sólo piensan en Google como un buscador…

Y tú…

¿CÚANTOS AMIGOS TIENES?

Si hoy me hiciesen esa pregunta, necesitaría una pregunta más concreta para poder responder. Porque, claro, si me preguntas cuántos amigos tengo en facebook o si me preguntas cuántos seguidores tengo en twitter la respuesta será muy distinta a si me preguntas a cuántos de todos esos amigos los considero verdaderos amigos.

Y es que nos tomamos con mucha ligereza eso de los amigos en internet. ¿Realmente queremos compartir todas esa información sobre nuestra vida personal, fotografías y demás datos que damos en las redes sociales? Se está empezando a confundir relaciones personales y sociales con redes sociales. No se puede sustituir el contacto con personas, las actividades en sociedad, el proceso socializador de los más pequeños… con la interacción a través de la Red. Me parece que se están confundiendo los términos y que son pocos los que diferencian una cosa de la otra. Las relaciones en red no dejan de ser frías, lejanas y ausentes de todo contacto físico, por mucho que una persona te escriba 🙂 o te mande un gift animado, no dejan de ser palabras, dibujos que se pierden en la red. ¿Dónde quedaron los abrazos, las miradas complices o los besos apasionados? Las ventajas que nos brinda hoy internet y las inmensas posibilidades de comunicación que lleva asociadas tenemos que aprender también a usarlas, y usarlas con cabeza. Además, no perder el contacto con esos «amigos, amigos», los que el día que lo necesites te darán un abrazo o te secarán las lagrimas y no se limitarán a mandarte un «inbox». Que sí, que es cierto que internet ha sido una revolución, ¿pero hasta qué punto estamos preparados para el cambio?

Igual que a nivel de negocio internet es todavía una incognita para todos y que será el 2010 cuando esto empiece a definirse; a nivel de relaciones sociales las cosas estan difusas, sabemos cómo usarlas, las usamos, pero ¿las usamos bien? Realmente somos conscientes de que cada vez sustituimos más el contacto humano por el contacto con un ordenador, y si somos concientes, sabemos por qué lo estamos haciendo. ¿Dónde quedo eso de llamar a una amiga e irse a tomar un café para ponerse al día?

¿Brand…qué?

Todavía hay personas que te preguntan qué es eso del Branding.

Que un empresario siga pensando en su marca o empresa desde un punto de vista procteriano, queriendo dar sólo y exclusivamente información objetiva, o desde un punto de vista comunicativo, olvidándose del servicio que ofrece y centrándose en valores y significados subjetivos, nos muestra lo que queda todavía por aprender a nuestras empresas. Parece que hablar de cuidar la imagen de marca o su reputación, vale sólo para grandes empresas, multinacionales y/o con proyección internacional. Pero no, se está cometiendo un gran error. Al igual que una persona cuida su imagen, porque todos sabemos eso de «una imagen vale más que mil palabras», las pequeñas y medianas empresas también deben cuidarla. Es importante el logo, el nombre, los colores… la presentación que se de al cliente, que éste se sienta satisfecho una vez haya consumido el producto o servicios y que esa satisfacción sea la que se le prometió. En general, con la imagen lo que se da es la promesa de una experiencia nueva, uniéndose eso que antes se llamaba marca proecteriana con lo que se conocía como marca comunicativa.

La promesa es lo que permitirá la fidelización / fanatización del cliente, pues un cliente sólo en el c/p no es un cliente, es un consumidor. Mientras que un cliente en el L/p llega a «amar» a la marca/empresa. Para una PYME es dificil conseguir esto si no cuenta con las herramientas de las grandes empresas, pero poniéndolas a su disposición, ellas también fidelizan a sus clientes. De hecho, utilizan muchas técnicas de marketing en el punto de venta sin saberlo, esta pequeña librería de Caen (Fancía) fue un ejemplo de ello,

Gestionar esta «promesa» no es fácil, pues entran en escena un conjunto de recursos intangibles de muy dificil medición: conocimientos, experiencia, know-how de la empresa, las relaciones con los clientes… que son igual o mas importantes que los tangibles (fábrica, patentes o créditos). Creo que es importante que, sobre todo las PYME, pongan un poco de atención en este aspecto. Son empresas que cuentan con un know-how muy valioso y por pocos clientes que tengan, son verdaderos clientes a los que es importante «mimar». Además, las herramientas que hoy por hoy internet les brinda, les abren las puertas a una infinidad de posibilidades para llegar al cliente. Ya no sólo es poder tener una pagina web alojada en el inmenso mundo www. sino que llegan a quiénes demandan su producto, porque estan en contacto directo con ellos. Es necesario un esfuerzo por entrar en diálogo con aquellos que demandan tus servicios, pero no es un esfuerzo mayor que el que hace una pequeña tienda de barrio para que los viandantes entren en su tienda y no en otra. De hecho, ni es mayor ni menor, simplemente es un esfuerzo distinto al que hay que adaptarse, evolucionar con el cambio y si hay que salir a buscar a los clientes para saber quiénes son los que quieren mi producto, habrá que navegar hasta encontrar a ese grupo de clientes que «amará y defenderá» tu marca/empresa como si de su mejor amigo se tratase.

aah, y conseguir esto es el objetivo del Branding, la gestion de la imagen de marca de forma global. Las grandes multinacionales tienen a su disposición índices como el que elabora Interbrand todos los años o herramientas como la que ha creado Young & Rubicam. ¿Pero y las PYMES? que no se preocupen que ya estoy yo para ayudarlas.

Para ampliar un poco en reputacion y responsabilidad corporativa, eventosfera nos recomendaba ayer este artículo del IV Congreso de CiberSociedad.